COSMOS ATOMICAE

sobre la historia de la cultura humana y la evolución del pensamiento científico

HOMO SAPIENS 2: migraciones.

La glaciación de Würm es el periodo glacial más reciente y tuvo lugar durante el Pleistoceno, época geológica que se corresponde con el Paleolítico arqueológico y que precede al Holoceno actual. Empezó hace aproximadamente 100 mil años y acabó hace 10 o 14 mil años con El Dryas Reciente, breve fase de enfriamiento climático que tuvo una duración de unos 1.300 años y que se suele relacionar con la adopción de la agricultura en el creciente fértil.

El inicio de la Glaciación de Würm coincide con el momento en que Homo sapiens recorre amplios territorios del continente africano y marcará las condiciones climáticas que le obligarán a migrar durante miles de años en busca de territorios más propicios para la supervivencia.

  • Oriente Próximo: primera migración.

La teoría de que el Homo sapiens salió de África desde el norte por la península del Sinaí resulta contradicha por los hallazgos del ADN mitocondrial. Es muy probable, sin embargo, que una primera migración de humanos anatómicamente modernos  utilizara este paso natural hace 100 mil años ya que se han encontrado fósiles de Homo sapiens arcaicos en las cuevas Skhul y Qafzeh, al norte de Israel. Tras esta primera migración, sin embargo, Homo sapiens se detendrá ya que durante milenios el desierto de Siria resultó una barrera infranqueable.

  • Sur de la península arábiga.

Hace 80 mil años se produjo un nuevo enfriamiento global. El territorio africano se desertizó y cada vez se hizo más difícil localizar fuentes de agua potable y caza. Los pobladores establecidos en África oriental tuvieron que adaptarse a vivir de la pesca: Eritrea es el primer lugar del mundo donde se ha podido documentar la explotación marina por parte de los humanos.

Pero la pesca y el marisqueo resultaron insuficientes y Homo sapiens se encontró al borde de la extinción. Por puro instinto de conservación, los humanos arriesgaron una travesía hacia territorios desconocidos más allá del mar Rojo. Debido a la glaciación el nivel del mar habría descendido 48 metros y aunque la zona estaría poblada de pequeñas islas y arenales, aún habría que superar 16 km de intensas corrientes marinas hasta alcanzar la playa conocida como la Puerta de la Desgracia. Los supervivientes encontrarían en Yemen, en el sur de la costa arábiga, un oasis fértil, surtido de vegetación y agua potable.

  • Sur de Asia, Australia y Oceanía.

Imposibilitada la ruta de Oriente Próximo a causa de la desertización y aprovechando las costas fértiles del Golfo Pérsico, la migración costera desde Yemen hasta el subcontinente indio resultó la más practicable. El salto hacia Australia resultó sorprendentemente rápido.

La tradición no se lleva bien con la ciencia de vanguardia y así, los mitos australianos no mencionan que sus ancestros realizaran viajes épicos (un viaje de 10 mil km desde África  obstaculizado por anchas franjas de mar). Los aborígenes australianos mantienen la idea de que fueron ellos, quizás, los primeros pobladores de la Tierra y que la colonización surgió de allí.

Los marcadores genéticos australianos son ciertamente muy antiguos pero proceden de África y no al revés. Homo sapiens debió cruzar el mar a la altura de la Línea de Wallace utilizando pequeñas embarcaciones y convirtiéndose en el primer primate en llegar a Australia. Se convirtieron en cazadores-recolectores con una compleja tradición oral y valores espirituales basados en la adoración de la tierra y en la creencia de un tiempo del sueño o ensoñación.

La colonización de las islas más próximas a Eurasia se habría iniciado hace unos 50 mil años, pero la expansión debió ser lenta y gradual y Homo Sapiens no comenzaría una efectiva expansión por Oceanía hasta hace 15 mil años (archipiélagos como el de Hawai y Nueva Zelanda no fueron poblados hasta hace 2.000 años.)

Uno de los primeros esqueletos modernos encontrados fuera de África es el del Hombre de Mungo, en Australia, y ha sido fechado en 42 mil años. En Australia, además, se han encontrado pinturas rupestres de hace más de 50 mil años lo que resulta fascinante, sobre todo porque es un claro indicativo de que Homo sapiens llegó a Australia antes que a Europa.

  • China, India y Asia Central.

Las diferencias entre las actuales poblaciones de China, India y Asia Central se explican porque gran parte de la prehistoria asiática transcurre durante la Edad de Hielo, momento en que el frío convertía al Himalaya en una barrera inexpugnable del mismo modo que los montes Urales aislaban Siberia de Europa.

Siguiendo el rastro genético, uno o dos linajes humanos colonizaron Asia hace 60 o 70 mil años. Homo sapiens encontró desde el río Jordán hasta Mongolia una región de praderas ininterrumpidas. El clima más frío les obligó a construir hogares y refugios más robustos, a usar armas más eficientes y a vestir ropas de pieles. Es entonces cuando aparece la aguja de coser. La persecución de manadas de mamuts lo llevaron a colonizar el sur de Siberia.

  • Oriente Próximo: segunda migración.

Tal y como atestiguan los fósiles de Qafzeh y Skhul, en Israel, los humanos modernos llegaron a Oriente Próximo hace 100 mil años pero fueron desplazados de allí por los neandertales.  Tardarían 50 mil años más en acceder de nuevo a estos territorios pero esta vez seguirían la ruta del Golfo Pérsico y no la de la Península del Sinaí.

Con la llegada de un periodo de lluvias se fertilizarían las regiones del golfo pérsico junto a las llanuras en torno a los ríos Éufrates y Tigris y Homo sapiens encontraría un territorio idóneo para establecerse. De ahí surgirían dos nuevas rutas migratorias. Una les llevará hacia Europa a través de los Balcanes y otra hasta el norte de África.

Hasta la fecha, el esqueleto anatómicamente moderno más antiguo de Europa proviene de los Montes Cárpatos de Rumanía y tiene una antigüedad de 34 o 36 mil años. Homo sapiens se encuentra en Europa con los neandertales con quienes convivirán durante un periodo estimado de 10 mil años, hasta la extinción del estos últimos hace aproximadamente 28 mil años. La colonización de Europa implicó la sustitución de la cultura musteriense por la auriñaciense, más avanzada y sofisticada, que destacó en el tallado de hueso, cuerno y marfil, en la confección de adornos y en la realización de pinturas rupestres.

  • América.

Se encuentra plenamente probado que durante la última glaciación, la llamada Glaciación de Würm o Wisconsin, la concentración de hielo en los continentes hizo descender el nivel de los océanos en unos 120 metros. Este descenso creó conexiones terrestres en varios puntos del planeta: Australia con Nueva Guinea; Filipinas e Indonesia; Japón y Corea.

Uno de esos lugares fue Beringia. Debido a que el Estrecho de Bering tiene una profundidad de entre 30 y 50 metros, el descenso de las aguas hace 40 mil años dejó al descubierto un amplio territorio que alcanzó 1.500 kilómetros de ancho y que unió Siberia con Alaska durante 4.000 años. Su segunda formación se produjo hace aproximadamente 25 mil años y permaneció hasta hace 11 mil años.

Existen varias hipótesis acerca de la manera en que se produjo el poblamiento del continente americano. La teoría del poblamiento temprano sostiene que América se pobló hace entre 30 y 60 mil años mientras que los defensores de la teoría del poblamiento tardío indican que la colonización se produjo hace entre 12 y 14 mil años.

  • Teoría del poblamiento tardío:

También llamada Teoría Clovis o Consenso Clovis, es la teoría sobre el poblamiento de América que predominó desde mediados hasta finales del siglo XX. Sostuvo que hace aproximadamente 13.500 años, un pequeño grupo de seres humanos procedentes de Siberia, ingresaron al continente americano por el estrecho de Bering hacia Alaska en el período en que bajó el nivel de las aguas durante la era de hielo, y después marcharon hacia el sur a través de un corredor libre de hielo al este de las Montañas Rocosas para constituir la Cultura Clovis, de la cual descenderían todos los demás pueblos originarios de América. La base de esta teoría son los yacimientos arqueológicos descubiertos en 1929 que constituyen la bien estudiada Cultura Clovis y su llamativo diseño de las puntas de lanza (punta clovis).

En ese periodo, Canadá estaba invadida por dos placas de hielo, la Laurentina y la Cordillera, lo que impedía acceder al interior del continente americano desde Beringia. Según la hipótesis del Corredor de Hielo, en los instantes finales de la última glaciación comenzaron a derretirse los bordes en contacto entre las dos grandes placas de hielo, abriendo un corredor libre de hielo de unos 25 kilómetros de ancho. Una vez abierto el corredor, fue posible avanzar hacia el interior del continente.

Actualmente la teoría del poblamiento tardío ha perdido sustento y se considera que la Cultura Clovis no representa la cultura ancestral de los demás pueblos americanos. El principal argumento es el hallazgo de los restos arqueológicos de Monte Verde al sur de Chile con 14.800 años de antigüedad, considerados hoy los más antiguos de América y ampliamente reconocidos por la comunidad científica.

  • Teoría del poblamiento temprano o preclovis:

Aunque los científicos involucrados no mantienen una posición común sobre el origen del hombre en América, todos rechazan las fechas propuestas por la teoría del poblamiento tardío o Clovis (hace entre 12 y 14 mil años) y sostienen la existencia de culturas paleoamericanas mucho más antiguas.

El rastreo del cromosoma Y en los actuales indios americanos indica que este primer grupo migratorio debió ser muy reducido (no más de una docena de personas) y que procedía de una estirpe de Asia Central de 40 mil años de antigüedad (los europeos compartimos este mismo ancestro). Los indios Navajo son los parientes más próximos de este ancestro asiático.

Por otro lado, los estudios genéticos del ADN mitocondrial han mostrado consistentemente similitudes entre los indígenas americanos y las poblaciones de Asia y Siberia, fechando las primeras poblaciones americanas entre los 35 y 20 mil años de antigüedad.

  • Teoría de la migración circumpacífica.

La respuesta en la que se trabaja actualmente es una posible migración circumpacífica norte-sur. Las investigaciones sugieren que una pequeña población de navegantes se desplazó a lo largo de la costa pacífica en Alaska y el noroccidente del Canadá hasta Perú y a Chile hace 12.500 años o antes. Las rutas de mar habrían proporcionado recursos alimenticios abundantes y mayor agilidad de movimiento que las rutas terrestres ya que muchas áreas costeras estuvieron libres de hielo durante ese periodo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 enero, 2015 por en Género Homo, Paleolítico, Prehistoria y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: