COSMOS ATOMICAE

sobre la historia de la cultura humana y la evolución del pensamiento científico

HOMO NEANDERTHALENSIS 5: extinción, genoma neandertal e hibridación.

Extinción.

Todas las especies se encuentran en peligro de extinción. Unas desaparecen de forma dulce a través de la evolución y otras lo hacen de manera drástica.

Cuando sapiens llega a Europa los neandertales se encuentran en retroceso poblacional posiblemente debido a cuestiones climáticas y medioambientales. Durante el último periodo glacial, Europa atravesó uno de los picos climáticos más fríos del Pleistoceno Superior lo que provocó la extinción de muchas especies y la reducción de la población neandertal a unos 15 mil individuos.

El hombre de neandertal coexistió con Homo sapiens durante 10 mil años y en opinión de Juan Luis Arsuaga, es claro que hubo reemplazamiento, exclusión y competencia por los recursos. Aunque evolutiva y morfológicamente neandertal y cromagnon eran distintos, lo cierto es que apenas presentan diferencias en cuanto a sus capacidades técnicas, sus formas de economía o su grado de encefalización. Los neandertales sucumbieron, precisamente, porque eran muy parecidos a los sapiens y porque sus nichos ecológicos eran los mismos.

Por tanto, la competencia ecológica se produjo y se prolongó durante muchísimo tiempo. Los Homo sapiens, diez veces más numerosos, desplazaron a las poblaciones neandertales hacia regiones donde la comida y el cobijo eran más difíciles de encontrar.

Los últimos reductos neandertales, datados en unos 28 mil años, se encontraron en el sur de la Península Ibérica. Hoy día se estima que un ligero incremento del 2% de los nacimientos unido a un aumento de otro 2% en las defunciones, habría sido suficiente para evitar la extinción.

Genoma neandertal.

El Proyecto Genoma del Neandertal es un proyecto de secuenciación genética anunciado conjuntamente en julio del 2006 por el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig y la empresa de Estados Unidos Life Sciences.

Uno de los principales aportes de material fósil para dichas investigaciones fue encontrado en la Cueva de El Sidrón, en Asturias. La cueva, con una temperatura muy estable y una humedad cercana al 100%, favoreció la conservación de los fósiles y que presentan una contaminación cercana a 0. Los restos pertenecen a un grupo humano neandertal canibalizado, práctica que posibilitó la conservación del ADN.

En 2013 el grupo de Svante Pääbo, del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, logró secuenciar el genoma completo del neandertal. Los resultados indican que los genomas de Homo Sapiens y Homo Neanderthalensis coinciden en un 99,5 %  y que un 2,5 % del genoma de los humanos actuales es neandertal.

El grado de diferencia filogenética entre los neandertales y los humanos modernos confirma que los primeros no eran antepasados directos de Homo sapiens, pero que ambas especies tenían antepasados comunes y se estima que la divergencia ocurrió hace 571 mil años.

Desde que nos escindimos de la rama evolutiva de los simios se han sucedido 20 millones de mutaciones y, a pesar de ello, compartimos el 99% del genoma. Hoy día se plantea si el responsable de dicha escisión fue la variante del gen del habla FoxP2, no presente en los simios pero característico de los seres humanos modernos y que también fue encontrada en los especímenes neandertales de El Sidrón, lo que aclara el debate sobre si éstos disponían o no de las facultades básicas para el lenguaje.

Gracias al estudio del genoma neandertal se han descubierto nuevos datos sobre esta especie. Se sabe que podían ser pelirrojos por poseer ciertas variantes del gen MC1R asociadas con este color de pelo y que los adultos tenían intolerancia a la lactosa. Asimismo, la investigación concluye que esta herencia neandertal podría estar implicada en enfermedades como la diabetes tipo 2, la enfermedad de Crohn, el lupus y la cirrosis biliar.

Hibridación.

La investigación metagenómica (estudio masivo del ADN), determina que hace entre 70 y 80 mil años, sapiens se encontró en Oriente Próximo con el hombre de neandertal y que se produjo una hibridación no masiva entre especies. Posteriormente, sapiens se dispersó por todo el planeta transfiriendo parte de este legado genético. Toda la población humana actual no africana, es decir, la que sitúa sus orígenes por encima del Sahara, porta entre un 2 y un 4% de genoma neandertal.

A día de hoy no se han encontrado pruebas de hibridación durante el periodo de convivencia entre ambas especies en territorio europeo hace entre 40 y 30 mil años.

La mayoría de los científicos no dudan en identificar a los neandertales y a los sapiens como especies genéticamente distintas aunque lo suficientemente próximas como para haber hibridado y producido descendencia fértil. El aporte del 2% de genoma neandertal no significaría, en opinión de la mayoría, que el ser humano moderno haya evolucionado hacia una forma mixta entre sapiens arcaico y neandertal. Desde un punto de vista paleontológico, el hombre de neandertal ha desaparecido definitivamente como especie.

Todo parece indicar que el escenario más realista para afrontar los futuros estudios sobre la evolución humana se aproxima al diseño de una intrincada red de interrelaciones entre especies.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 enero, 2015 por en Género Homo, Paleolítico, Prehistoria y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: