COSMOS ATOMICAE

sobre la historia de la cultura humana y la evolución del pensamiento científico

HOMO NEANDERTHALENSIS 2: origen, expansión, características anatómicas y comportamiento.

Origen.

Homo neanderthalensis habitó Europa y partes de Asia occidental desde 230 mil hasta 28 mil AP. Se inscribe, por tanto, en el Pleistoceno Medio y Superior y culturalmente se encuentra integrado en el Paleolítico Medio. Su lugar en la clasificación científica ha sido fuertemente debatido pero el consenso actual sostiene que el hombre de neandertal no es ancestro del ser humano actual, sino que tiene un linaje euroasiático y que mantiene una línea evolutiva paralela derivada de Homo ergaster/antecessor a través del eslabón conocido como Homo heidelbergensis.

Darwin, que tuvo acceso a los hallazgos neandertales de su tiempo, eludió el debate sobre el origen de los mismos. Es muy probable que entendiera claramente que no podía presentar a los neandertales como el ansiado eslabón perdido, ya que éstos presentaban cráneos muy grandes lo que, claramente, los definía como seres muy inteligentes.

El concepto de especie en paleontología es siempre una hipótesis y autores como João Zilhão sostienen que los neandertales no fueron una especie diferente, sino una población o subespecie de Homo sapiens que se desarrolló y mantuvo sus particularidades anatómicas como resultado del largo período de aislamiento en Europa durante la Edad del Hielo. En su opinión, la taxonomía biológica correcta sería Homo sapiens neanderthalensis y Homo sapiens sapiens.

El consenso científico, sin embargo, mantiene la idea de que el hombre de neandertal evolucionó desde un pequeño grupo de Homo erectus aislado en Europa que fue paulatinamente adquiriendo una morfología extraordinariamente bien adaptada al frío.

Expansión.

El hombre de neandertal habita la tundra y la estepa europeas al sur de los glaciares desde Iberia hasta la parte occidental de Siberia. Los registros fósiles indican que se vio, poco a poco, desplazado hacia occidente y hacia el sur, hacia las costas. Los nuevos territorios y el creciente distanciamiento entre los distintos clanes debieron limitar su capacidad reproductora.

En la Iberia mediterránea y posiblemente también en las penínsulas itálica, balcánica y de Crimea, los neandertales permanecieron como únicos pobladores hasta 28 mil años AP, mientras sus competidores se extendían por el norte.

Características anatómicas.

Los neandertales se distinguen por un juego de características anatómicas únicas, muy generalizables en tiempo y territorio, es decir, sin que puedan apreciarse diferencias regionales significativas: cavidad craneal grande (1.550 cm³), alargada y aplanada y con una protuberancia frontal bien desarrollada y doblemente arqueada; esqueleto facial masivo con una cara media proyectada hacia adelante, mejillas echadas hacia atrás y apertura nasal grande con senos nasales también grandes; región occipital del cráneo con un saliente o chichón; molares con cámaras pulpares agrandadas y con dientes incisivos grandes y a menudo altamente desgastados; mandíbula sin barbilla y con una gran apertura detrás del último molar; tórax masivo con brazos anteriores y pantorrillas relativamente cortas; clavículas largas y escápulas muy anchas.

A pesar de haber sido bajos de estatura (1,65 m.),  poseían esqueletos muy robustos, con huesos de pared muy gruesa. Sus extraordinarios niveles hormonales dieron origen a machos fuertemente sexuados y a un desarrollo impresionante de la musculatura en general y del brazo derecho en particular, tanto en machos como en hembras. Por los análisis forenses de restos fósiles sabemos que los neandertales eran capaces de sobrevivir a lesiones tremendas y que eran excepcionalmente resistentes al frío y al dolor.

Por otro lado, se ha podido comprobar que los neandertales se desarrollaban más deprisa que nosotros y que, por tanto, disponían de menos tiempo para aprender habilidades. Su tasa de mortalidad era alta, tanto en adultos como en niños. La esperanza de vida de un miembro adulto no sobrepasaba los 40 años en los hombres y los 30 años en las mujeres.

Desde el punto de vista anatómico hay que indicar que el hombre de neandertal, lejos de presentar una morfología primitiva, es una especie altamente evolucionada aunque habría que matizar que siempre dentro de su propia línea evolutiva. Presentan un cerebro muy grande, lo que siempre significa marchamo de calidad. No puede establecerse, sin embargo, una relación directa entre el tamaño del cerebro y la inteligencia sino que lo importante es determinar el grado de encefalización del hombre de Neandertal, es decir, la relación entre el incremento del tamaño de su cuerpo y el incremento del tamaño de su cerebro. En su caso, dicha relación es muy elevada lo que demuestra que no poseía capacidad cognitivas inferiores a sapiens.

Comportamiento.

Como ya hemos indicado, el hombre de neandertal pose un cuerpo robusto y un cerebro grande e inteligente. Practica la caza mayor y formas musicales primitivas. Es curtidor de pieles, experimenta la complejidad del mundo trascendente y la angustia metafísica, organiza enterramientos con ajuares funerarios y manipula el cuerpo de los muertos.

Los neandertales vivieron durante uno de los periodos más fríos de la historia, la Glaciación de Würm, en uno de los territorios más agrestes del planeta y junto a algunos de los animales más peligrosos de su tiempo. Como superpredadores, no cabe duda de que debieron experimentar una cotidianeidad marcada por la agresividad y la violencia extrema. Muchos de los huesos encontrados presentan signos de lesiones traumáticas que se asemejan a las que padecen hoy día los jinetes de rodeo profesionales. Los neandertales practicaban la caza mayor con lanzas pesadas que no podían ser arrojar desde largas distancias, lo que les obligaba a mantener contacto físico directo con los animales. Esta arriesgada técnica de caza requiere un trabajo en equipo muy coordinado lo que exige, a su vez, una alta capacidad de planificación y de comunicación así como una sofisticada mentalidad.

El abad Bouyssonie, excavador de la Chapelle aux Saints, advirtió claramente la presencia de un agujero en el que estaba alojado el cuerpo de un hombre anciano que tenía los huesos deformados y engrosados por la artrosis. Este caso, junto al hallazgo de una niña que padecía un deterioro físico muy grave y que fue delicadamente enterrada, da testimonio de que los neandertales cuidaban y protegían a sus compañeros enfermos o ancianos. Esto indica no sólo que practicaron formas de medicina más o menos avanzada sino que existía dentro de sus comunidades un fuerte sentido de humanitarismo y protección social. Si, como venimos comprobando, los neandertales vivían en sociedades complejas y corporativas y cuidaban de sus enfermos y ancianos, no puede descartarse la posibilidad de que gozaran de cierto nivel de bienestar social.

En el yacimiento de El Sidrón*, por otro lado, se han encontrado pruebas de endogamia y de organización patriarcal. La patrilocalidad es una estrategia reproductiva basada en el intercambio de mujeres entre grupos, lo que significa que los hombres permanecen en el lugar de origen mientras las mujeres migran. Es una práctica muy habitual entre las comunidades cazadoras-recolectoras actuales.

En términos de aprendizaje e innovación, se puede afirmar que los neandertales oponían una gran resistencia al cambio, es decir, que fueron una especie con hábitos muy arraigados que prolongaron prácticamente sin cambios durante 200 mil años. El aislamiento de los clanes neandertales tendría un efecto directo sobre el desarrollo de los mismos al no potenciarse los intercambios de técnicas o ideas. En cierto sentido se podría decir que el hombre de neandertal se neandertaliza cada vez más en un proceso de ultra especialización que, posiblemente, fuera uno de los desencadenantes de su extinción.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30 enero, 2015 por en Género Homo, Paleolítico, Prehistoria y etiquetada con , , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: